Las normas de prevencion de lavado de activos castigan con más severidad a los ciudadanos que los criminales, es tiempo de una reforma.