M

No tienes cuenta? Regístrate!

M

Bienvenido a la comunidad más grande
de periodistas y lectores comprometidos
con la información!

No tienes cuenta? Regístrate!

M

GURÚS

Noticias

Sobre FinGurú

Contacto

sábado 24 de septiembre de 2022

Economía y finanzas

Tecnología e innovación

Política y sociedad

03/31/22

Desglobalización

Gustavo Ammaturo

 

A partir de los años ochenta, luego de décadas sin conflictos bélicos globales, y habiéndose consolidado dos ejes geopolíticos bien definidos, comenzó un proceso de integración mundial en el que las empresas promovieron la desnacionalización en el ejercicio de sus actividades, es decir que ampliaron los lugares de producción y comercialización más allá de las fronteras de las casas matrices o lugares de orígen.

Durante la década de los noventa estos movimientos se multiplicaron y aceleraron formando corporaciones globales que integran procesos de abastecimiento, producción, distribución y comercialización en múltiples países, de allí su denominación de organizaciones multinacionales. 

Conceptos como la división internacional del trabajo, que plantean que existen naciones con mejores condiciones empresariales para realizar determinadas labores se instalaron como aspectos esenciales para identificar dónde localizar una planta o iniciar una explotación. En general, las ventajas de las empresas están relacionadas con desventajas laborales. Sobran los ejemplos de explotación humana en países del sudeste asiático, o incluso China en esos tiempos.

Los incentivos tributarios también formaron parte de las variables a tener en cuenta para definir qué rol ocupará cada país en un mundo cuya economía tiene alcance global. 

Obviamente que temas como el poder adquisitivo  y el nivel educativo de la población, las capacidades de infraestructura de cada lugar o la seguridad jurídica y el marco regulatorio para cada actividad también son importantes e influyentes para determinar el perfil de las inversiones distribuidas entre los distintos países.

Este proceso que lleva más de 40 años desde sus inicios, ha evolucionado en un modelo de especialización y agregación de valor distribuido globalmente, en el que, en muchos casos los bienes se producen en diferentes jurisdicciones, es decir que en ningún caso se obtiene un producto terminado totalmente, sino partes que se integran y completan en otro lugar. 

Ya, durante los años de la pandemia del Covid-19 y ahora, acentuado por las medidas de bloqueo y confiscación entre Rusia y la parte del resto del mundo que la cuestiona, revelan cuán dependientes de la globalización somos. 

La producción de los bienes y servicios del mundo se han concentrado, naturalmente, en los lugares más baratos y eficientes

Poco tiempo atrás no prestamos mucha atención a los riesgos de que China produzca todos los barbijos del mundo o que Taiwán fabrique todos los semiconductores. Pero cuando llega una pandemia o un conflicto geopolítico que interrumpen una cadena de suministro, las eficiencias obtenidas por una economía globalizada se convierten en debilidades, dependencias y riesgos.

Ucrania y Rusia combinan alrededor del 30% de las exportaciones mundiales de trigo. El gobierno ucraniano prohibió la exportación de trigo y otros alimentos básicos para satisfacer las necesidades de la población en productos alimenticios críticos.

Pero no es sólo el trigo. Los fertilizantes, el fosfato y el potasio también son exportaciones claves de Rusia, que dejó de exportar desde que invadió Ucrania.

El fertilizante ha pasado de USD 200/tonelada a USD 1.500/toneladas.

El mundo tiene un ciclo de producción de alimentos de 90 días. Si dejáramos de producir alimentos, nos quedarían alrededor de 90 días de alimentos antes de comerlos todos. Así que tenemos alrededor de 90 días antes de que el efecto completo de estos cambios en los mercados comiencen a manifestarse.

Tal vez hemos dejado que nuestra interdependencia global crezca demasiado.

Desde el punto de vista de la información y las nuevas tecnologías pasan cosas parecidas. 

Para controlar el flujo de información, Putin ha bajado “una cortina de hierro digitalalrededor de Internet en Rusia.

Meta es ahora “una organización extremista”, y todos sus productos están bloqueados (Facebook, Instagram, Whatsapp). 

Pero también, muchas empresas occidentales se están retirando voluntariamente de Rusia (Apple, Microsoft, TikTok, Netflix, etc.)

Ucrania ha pedido a la ICANN que elimine los sitios «.ru» de Internet. Si bien Internet es una tecnología descentralizada, aún debemos acordar los estándares que usamos para comunicar datos, y la ICANN es la organización que proporciona esa coordinación.

El sistema de enrutamiento de DNS, la columna vertebral de Internet, es frágil y está potencialmente sujeta a la manipulación del gobierno americano. pues está, literalmente, controlado por catorce personas que poseen siete juegos de claves.

Esto pone en discusión temas fundamentales como lo son la neutralidad de la Internet, por ejemplo. Cuando los actores relevantes son algunos de los estados-nación más grandes del mundo, la legitimidad de Internet en sí misma está siendo cuestionada.

Sin embargo, el cuestionamiento sobre los medios en los que se ha apoyado la globalización no yace exclusivamente en la red de comunicaciones, el dólar tiene un papel central en esta historia, ya que el dólar es la principal herramienta que tiene Estados Unidos de poder y control, utilizado por la mayoría de las empresas globales para homogeneizar las cuentas entre los países en los que tienen operaciones. El mundo acaba de ver cómo Estados Unidos. congela al Banco Central de Rusia, algo que cuestiona las garantías de que el dólar es un buen lugar para almacenar los ahorros, incentivando aún más a los países a encontrar formas de almacenar riqueza fuera del sistema del dólar.

Es probable que la próxima década ponga en evidencia que hemos sobrevalorado a la globalización, de hecho es probable que esto sirva de culto de cultivo para que se produzca un cambio de paradigma, saliendo de modelos de cooperación liberales hacia otros de proteccionismos conservadores.

La historia reciente evidencia los fracasos de las naciones como administradoras de oportunidades entre ellas, lo mismo que las empresas que han aprovechado la globalización para  mejorar sus condiciones productivas aprovechando las asimetrías entre las naciones. 

¿Habrá llegado la hora en que las personas podamos coordinarnos entre nosotros, sin intermediarios, ni políticos, ni empresarios, ni instituciones como los bancos centrales o las monedas soberanas?.

Más allá de los aspectos productivos y económicos, la globalización se ha producido en momentos en los que no existían medios de procesamiento de pagos globales independientes, sino que pertenecen o forman parte a estructuras de poder centralizadas. 

Los activos digitales basados en Blockchain han surgido para completar este proceso, pues las monedas globales pueden distribuir riquezas globales y equiparar las circunstancias de los países. 

No existe un bitcoin argentino, o un bitcoin americano o uno ruso, siempre es el mismo. 

¿Deseas validar la nota?

¿Qué es Validar una nota y por qué hacerlo?

Al Validar estás certificando que lo publicado es información correcta, ayudándonos a luchar contra la desinformación.

0 comentarios

Enviar un comentario