M

No tienes cuenta? Regístrate!

M

Bienvenido a la comunidad más grande
de periodistas y lectores comprometidos
con la información!

¿No tienes cuenta? ¡Regístrate!

¿Queres ser Gurú? ¡Regístrate!

M

GURÚS

Noticias

Sobre FinGurú

Contacto

sábado 03 de diciembre de 2022

Economía y finanzas

Tecnología e innovación

Política y sociedad

Entretenimiento
y Bienestar

11/15/22

La última esperanza del gobierno: ¿Argentina campeón Qatar 2022? (Anulamos mufa)

Lucia Boccio

La ministra de Trabajo, Raquel “Kelly” Olmos, dio este domingo una particular respuesta cuando le consultaron si prefería que la Argentina obtuviera la Copa en el Mundial de Qatar o bajar la inflación. “Primero que Argentina salga campeón”, respondió la funcionaria en una entrevista para el programa “Opinión pública”.

La historia argentina nos ha demostrado que encarcelados en constantes ciclos de crisis económicas, tanto la sociedad como la política se aferran a lo poco que le genera esperanza. En un país donde no reina la paz social y la convulsión sociopolítica se encuentra a la orden del día, creemos que lo único que puede unir es el deporte a nivel selección. Pero sobre todo, ese deporte que nace en los potreros, que nos representa en el mundo y que tiene mucha de esa garra y resiliencia que nos caracteriza a los argentinos. Podría decirse que el único rasgo de nacionalismo argentino resurge cada 4 años.

Tal como explican expertos de la talla de Klaus Gallo, doctor en Historia Moderna por la Universidad de Oxford y especialista en la historia del fútbol, la Selección puede ser considerada un instrumento de poder político. “Un claro ejemplo de esto es lo que ocurrió en 1978, fue muy impresionante e impactante el incremento del apoyo popular a la dictadura” Además, añadió el profesor de la UTDT, la organización del mundial era vista como un ejemplo de poder nacional. La Directiva N° 1 de Difusión al Exterior fue una operación clave para la última dictadura cívico-militar, donde el Mundial del ’78 fue utilizado como eje vertebrador de una política para desviar la atención de las sistemáticas violaciones de los derechos humanos. Para el gobierno militar el mundial era la ocasión ideal para mostrar hacia el exterior la imagen de un país unido, trabajador y fervoroso y logró una exaltación del sentimiento popular y un ocultamiento relativo de los crímenes de Estado. 

Para 1986, la democracia en Argentina llevaba 3 años y las heridas del pasado estaban latentes: el horror, Malvinas y una deuda gigantesca conformaron una pesadísima herencia para el gobierno de Raúl Alfonsín. Como el fútbol y la política siempre fueron de la mano, previo al Mundial, el ciclo de Bilardo llegó a estar en la cuerda floja. Es por esto que el gobierno, por medio del Secretario de Deportes, declaró que el DT no contaba con su apoyo. En base a una actuación fenomenal de Maradona y al trabajo del equipo, la Selección volvió a consagrarse campeón. Para asociarse tardíamente al triunfo y con menos éxito que el equipo, Alfonsín cedió a los campeones del mundo el balcón de la Casa Rosada. 

Llegando al año 2022 y con la declaración explícita de la ministra de trabajo, vemos nuevamente el intento de utilizar el fútbol, pero sobre todo el mundial, como instrumento político. Utilizar la competencia futbolística como pantalla y aprovechar el fervor social por el seleccionado para cubrir la crisis urgente que atraviesa nuestro país. Más allá de la decisión de que ningún funcionario viaje al Mundial, existe un clima generalizado en la Casa Rosada de que una victoria de la Selección cambiará el ánimo caldeado de miles de argentinos. Muchos funcionarios hacen cuentas y evalúan algunos de los hechos políticos más relevantes que por la fiebre del Mundial podrían pasar desapercibidos. El primero de ellos es la aprobación en el Senado del proyecto de Presupuesto 2023, que generará un arduo debate por el recorte de gastos. El otro tema que generará polémica durante este periodo es el de los datos de inflación de noviembre que se darían a conocer a mitad de diciembre.  El último eje problemático es el bono de fin de año para trabajadores del sector privado que no está previsto en la agenda del Gobierno. 

¿Será el Mundial de Qatar 2022 la cortina de humo perfecta para desviar la atención de los argentinos hasta fin de año?

Autor

¿Deseas validar la nota?

¿Qué es Validar una nota y por qué hacerlo?

Al Validar estás certificando que lo publicado es información correcta, ayudándonos a luchar contra la desinformación.

0 comentarios

Enviar un comentario