Los ucranianos están viviendo en una situación completamente opuesta a la transitaron desde principios del 2020. En ese entonces, estaban obligados a permanecer en sus hogares, mientras que ahora muchos deben escapar de ellos, de sus ciudades y hasta de su país.