Hace 23 días - Política y Sociedad

“Todo por Argentina”: La puesta en alza de la figura vicepresidencial

Por Sofía Kasirer

“Todo por Argentina”: La puesta en alza de la figura vicepresidencial

Por Sofía Kasirer y Alejo Lasala

 

Con la asunción de Victoria Villarruel, la vicepresidencia argentina ha experimentado una notable transformación, enfrentando controversias y conquistando a la opinión pública con firmeza y cercanía. Tanto su sello personal como su estrategia en el Senado, enmarcan su impronta en el escenario político argentino.

 

De la Constitución a la práctica política

 

La Constitución de la Nación Argentina establece un sistema republicano y representativo, donde el Poder Ejecutivo es presidido por un presidente (Art. 87) y un vicepresidente (Art. 88) elegidos por el voto popular. La historia de nuestro país muestra que treinta y dos ciudadanos/as han tenido el privilegio de ocupar el cargo de la Vicepresidencia de la Nación Argentina desde 1853 hasta la actualidad.

 

A diferencia de otros cargos relevantes, tales como la Presidencia o la Jefatura de Gabinete, la Vicepresidencia se limita a otorgar, mediante el Art. 57 de la Constitución Nacional, la presidencia del Senado y la posibilidad de voto en caso de empate, e incluso no se explicita la exigencia de su reemplazo en caso de vacancia. En resumen, su principal función es ejercer como nexo entre el poder ejecutivo y el poder legislativo.

 

A tres días de asumir, Villarruel encabezó su primera sesión en el Senado y cumplió con sus primeros objetivos pese a las negativas de la oposición: conformar las nuevas autoridades lo más pronto posible, desplazando a Unión por la Patria del reparto de poder, y acordar la conformación de siete comisiones con los bloques no kirchneristas.

 

Compromiso inquebrantable: un sello personal en la política actual

 

Desde su destacada incursión en la escena política durante la campaña para asumir el rol de Diputada Nacional en 2021, Victoria Villarruel, junto a su actual compañero de fórmula, Javier Milei, ha dejado una marca distintiva de sus ideales, estableciendo temas de agenda que abrieron camino al debate público como aquello en torno al ámbito de la defensa.

 

Es graduada en Derecho por la Universidad de Buenos Aires (UBA) y posee una Tecnicatura en Seguridad Urbana y Portuaria de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN). También preside el CELTYV, una organización no gubernamental que defiende a las víctimas del terrorismo en Argentina y es la Secretaria General del Partido Demócrata Nacional.

 

La vicepresidente ha sido consultada en numerosas entrevistas acerca de bajo qué categoría ideológica se ubicaría, pero, sin ir más lejos, se define a sí misma como patriota. Este símbolo de autenticidad no queda solo limitado a sus palabras, sino que trasciende incluso hacia los actos oficiales, donde deja marcada su firma acompañada de aquello que viene siendo su lema distintivo y frase de cabecera: Todo por Argentina. Momentos previos cuando se especulaba sobre el posible triunfo de La Libertad Avanza, explicaba que asumir el rol vicepresidencial implicaría una “enorme responsabilidad” y un sentimiento dual a nivel personal, dado por la situación que dejaba heredada el anterior gobierno kirchnerista.

 

Cuando Milei el pasado 2023 la presentó por primera vez como su compañera de fórmula rumbo al Ejecutivo en el programa La Nación +, la describió como “la mujer brillante que lo acompaña”, destacando sus cualidades de integridad y honestidad. Además, resaltó su importancia para abordar las cuestiones que aquejaban al país por su gran conocimiento en temas de seguridad y defensa, habiendo “pocas personas a su altura”.

 

Objetivos de gestión: La estrategia para un Senado ágil

 

Una de las primeras tareas que asumió el oficialismo fue buscar el dictamen para el proyecto de Ley de Boleta Única de Papel para la elección de los cargos nacionales, iniciativa que cuenta con previa media sanción de la Cámara de Diputados en 2022. Este proyecto implicaría una reducción del financiamiento asignado a los partidos para la impresión de boletas, efectivizar el proceso electoral y evitar el robo y falsificación de estas.

 

En la Cámara de Senadores, el bloque de La Libertad Avanza cuenta solamente con 7 representantes. El hecho de que la vicepresidente haya designado a las autoridades de las comisiones a muy pocos días de la asunción de la nueva fórmula, denotaba la celeridad que comenzaba a tomar el Senado. Esto fue logrado junto a la oposición no kirchnerista, juntando a los 39 senadores que relegaron al kirchnerismo del poder y logrando conformar las comisiones de cara al inicio del período de sesiones extraordinarias.

 

La etapa de diálogo tuvo sus inicios a fines de noviembre del año pasado, donde la vicepresidente mantuvo reuniones protocolares con senadores de Unión por la Patria, el PRO y Unidad Federal; el objetivo principal era llevar a cabo una tarea activa marcando la diferencia del año anterior que, según el Informe de Gestión Legislativa del Senado, durante el 2023 solamente se llevaron a cabo ocho sesiones parlamentarias.

 

Villarruel definió al Senado como “la casa de los argentinos”, pero en su primera sesión como presidente del recinto, los sectores representantes del kirchnerismo cuestionaron su labor como ¨inconstitucional¨: la vicepresidente respondió que dejar al Senado sin trabajar sería lo único que contradeciría la Constitución, manifestando que se buscaría el consenso para trabajar y en los casos que no, su despacho se encontraría abierto al diálogo más allá de las controversias que puedan existir entre los sectores.

 

Conquista del escenario político: el auge de Victoria Villarruel

 

En las encuestas de imagen pública, Villarruel fue protagonista de dos fenómenos transversales. En noviembre de 2023, transitando las instancias finales de una ardua y extendida campaña, su propia imagen positiva no superaba los 35 puntos porcentuales. Hoy en día, a poco más de un mes de asumir en el cargo, y tras dilucidar objetivos y prioridades de gestión, la imagen positiva alcanzó los 50 puntos (Giacobbe) y, según diversas encuestas, estaría en la cima del podio entre los políticos más importantes, seguida de Javier Milei.

 

Acompañado de esto, aparece la coincidencia de que la peor imagen, también en varias encuestas, la posee su predecesora en el rol vicepresidencial: Cristina Fernández de Kirchner, cercana a alcanzar los 60 puntos de imagen negativa, a poco más de un año de su condena a seis años de cárcel por defraudación con la obra pública en la provincia de Santa Cruz.

 

Estas cifras pueden ser atribuidas a varias razones. En primer lugar, Villarruel enfrentó y superó hábilmente intensos ataques visuales y embates retóricos provenientes del ex oficialismo durante la campaña presidencial. Estos intentaban establecer una narrativa que antagonizara su figura con los valores democráticos, llegando incluso a ser etiquetada como una "infiltrada de la democracia" por el excandidato Agustín Rossi, durante el debate vicepresidencial. Por otro lado, los temores que pudo haber suscitado dicha campaña quedaron anulados por la supresión del imaginario: la narrativa de lo que puede llegar a ser versus lo que es.

 

Este primer tiempo de Villarruel ha tenido logros y aciertos, tanto en gestión como en imagen, que se vieron acompañados de una búsqueda de cercanía en lo individual y austeridad en lo político, contraponiéndose a las escasas apariciones públicas y cuantiosos gastos de la exvicepresidente. ¿Cómo influirá la transformación de la vicepresidencia argentina bajo el liderazgo de Victoria Villarruel en el futuro político del país?

¿Deseas validar esta nota?

Al Validar estás certificando que lo publicado es información correcta, ayudándonos a luchar contra la desinformación.

Validado por 0 usuarios
Sofia Kasirer

Sofía Kasirer

Sofía Kasirer es estudiante de la Licenciatura en Relaciones Internacionales en la UCA especializada en Medio Oriente Contemporáneo.

Twitter Linkedin

Vistas totales: 0

Comentarios